domingo, 10 de enero de 2016

Comunicación después del primer susto (hace dos años)

Mi correo:
Tu estás dando gracias a todo el mundo por el apoyo y las oraciones en estos días tan duros, pero yo siento que te tengo que dar las gracias a ti, por haber luchado, por haber querido seguir viviendo, por querer seguir a mi lado. No había pensado nunca que tendría que quedarme sin ti y la angustia que he sentido en estos días no se explicarla con palabras, ¡ qué terrible mezcla de tristeza, vacío y rabia!
Tu “despertar” el día de Reyes ha sido, sin duda, el mejor regalo que “los magos de oriente” me han hecho jamás. Gracias por todo, sobre todo por seguir aquí, por sentir que te quedan cosas por dar y hacer.
Te quiero todo: Eva.
Respuesta de papá:
Sí, doy las gracias a todos los que han dado de lado las resistencias a abrir su corazón y dejar salir los sentimientos de apoyo, solidaridad, empatía, compasión,…Hay resistencias y necesitamos abrirnos al don de Dios para caer en la cuenta y liberarnos de las ataduras del respeto humano, de la falsa imagen, del miedo a perder distancia con el otro. Porque puede haber sentimientos de cercanía pero si no se expresan quedan como abortos inmaduros.
Hay cosas que te tienes que comer solo, como es la asunción consciente del deterioro personal,  pero aun esto,  si sientes las manifestaciones de apoyo de la gente que te quiere, se lleva mejor.
Las penas compartidas se achican, las alegrías se multiplican. La vida es así. En este campo del compartir está la lucha por la vida, es como la “hinchada” en el deporte, si animan, si están con su equipo y lo manifiestan adecuadamente, el equipo “se va arriba”, se crece. Podríamos hablar aquí de empatía, de sinergias,…Jesús nos enseñó a ello, el secreto está en compartir, ser solidario. Te estoy escribiendo esto el 15 de febrero, tu “cumple”, hoy el evangelio de la misa es la multiplicación de los panes, el milagro del compartir, no lo hay mayor.
Me hablas de mi voluntad en seguir viviendo, como no puede ser de otra manera, un hombre de fe quiere vivir. ¿Cómo vas a dejar de luchar por la vida si Dios es Dios de vivos?. Luchar por la vida siempre y siempre que el dolor, la ansiedad, la angustia me permitan  vivir esa lucha como algo positivo que ponga en valor mi vida y la de los que están cerca, (interpreta con serenidad lo que te he dicho).
Hemos de admitir que humano es sinónimo de mortal, en este contexto,  que el deterioro personal es progresivo, que hay que vivir teniendo en cuenta la muerte como secuencia segura y temporalmente imprevisible, lo contrario sería vivir una ensoñación.
Me gustaría morir cuando ya no me quede nada por entregar, pero eso no podemos calcularlo ni determinarlo. Lo sabio, puestas así las cosas,  es estar siempre dispuesto. Cómo se está dispuesto y en la situación de haberlo entregado todo?, entregándome en cada acción totalmente, con donación total de mis capacidades personales, es decir, que el amor sea la pauta y el norte de mi vida. Como dice Bernanos en su novela “Diario de un cura rural”, …”…al final todo es Gracia.”, pues eso,…. todo es Gracia, no pierdas nunca la serenidad, las cosas son así desde siempre y para siempre, el pecado original, si es que lo hubo, no cambió nada, luego no hubo pecado, por más que se empeñe S Agustín .
Lo nuestro es poner granitos de amor en la vida del mundo y haremos cierta la promesa de Abraham: los hijos de la fe seremos tantos como las arenas del mar, hijos de la fe solo los que aman, los que consumen su vida amando, los que han descubierto que el sentido de la vida es amar, amarlo todo, hasta los enemigos, es el idioma de Dios, Él se expresa amando, su verbo, su palabra es el Amado, el que “…pasó haciendo el bien.” El que gastó su vida amando, el que entregó su vida cuando ya no le quedaba nada más que entregar .¿Entiendes ahora?.
Me das las gracias por querer seguir a tu lado. Seguiré a tu lado siempre, porque eres lo más dulce, lo más hermoso que me ha pasado jamás, nunca pensé que Dios me tuviera reservado tan maravilloso regalo, por tí creo que Dios existe, porque tú no puedes ser una hija del azar, un capricho suyo, un capricho finito, como una cerilla que ahora la enciendo y al instante la apago, no puedes ser obra de un Dios caprichoso. Dios existe y es un artista, un artistazo inconcebible. Existe porque te ha creado y nos ama y su amor es eterno porque si no, no es amor.
Siempre estaré a tu lado porque de su amor participo y siempre será así y mi muerte no acabará con lo humano-divino que Él ha ido creando. Mis brazos serán los primeros que encuentres en ese umbral que todos pasamos, será el abrazo de la luz, de la paz, de la sabiduría, de la bondad, será el inmenso abrazo compartido en el gozo del Amor.
Puedes pensar que es mera especulación, y te digo que por supuesto, todo es especulación en la certidumbre de que Él siempre nos sorprenderá, así que si sabes otra historia mejor cuéntamela que la asumiré con mucho gusto.
No habías pensado nunca que tendrías que quedarte sin mí, claro porque vivimos como si fuéramos eternos. No incluimos la muerte como una secuencia de la vida, como algo natural y lógico, siempre nos sorprende. Ocultamos la decrepitud y a las personas agonizantes por un sistema que aparta al moribundo de la familia, no se permite que los niños presencien el momento fatídico, se impide que estén en los funerales, hablar de este tema es de “mal agüero”.
Viviste anticipadamente la situación de duelo, esa esperanza insatisfecha de no experimentar nunca la pérdida del ser querido. Esa esperanza implica la creencia, consciente o no, de que se iba a poder seguir disfrutando del ser fallecido. El deceso anunciado como tan probable, te hizo experimentar las emociones de que hablas (tristeza, vacío, rabia), que culminan, si no se evita el proceso, a través del duelo, en la aceptación y adaptación a la nueva circunstancia.
La pericia y profesionalidad del equipo médico, las ganas de vivir, la naturaleza de que estoy dotado, el apoyo vuestro que mantenía la línea de flotación sobre mínimos y la gracia del Dios que nos alienta, que no se de qué manera estaba diluida en todo ello, evitaron el desenlace no deseado y aquí me tienes tuyo siempre, pero ya sabes que hay límites, hemos tenido la oportunidad de vivir, tu y yo también,  un duelo anticipado que si lo aprovechamos nos cambiará la vida, aunque sea un poquito.
Es una gracia del Señor de la Vida esta oportunidad de experiencia, reflexión y asunción de mi propio duelo. La mejor forma de aprovecharlo es querernos más, al menos de forma más consciente y alegre, como se viven las fiestas entrañables e íntimas. Los que confiamos en Jesús , el Señor, estamos seguros de que su Padre también es el nuestro y por ende la permanencia indefinida de su amor, al que estamos prendidos para siempre, en la seguridad de que, para el Padre(Abbá), del que nos habló, siempre no tiene intervalos ni punto final y el amor no tiene fisuras.
Me hablas de tristeza, vacío, rabia: angustia. Ya hemos hablado de esto, pero hay un aspecto visto desde mi duelo, posterior a la cirugía, más que desde el tuyo, anterior y durante la operación, es aquello de …”…el que quiera conservar su vida la perderá.” Conservar la vida, detener el tiempo, qué absurdo. Vivimos en un fluir continuo, evolución transformadora.
Conservar la vida, ¡qué equivocación! Y ¡qué contranatura!
Repaso tu vida y recuerdo un montón de situaciones que me regalaste: tu nacimiento, tus primeros pasos, cuando dijiste papá, ..pa.., cuando tu primera comunión, tu primer campamento scaut, tu licenciatura, cuando me presentaste a tu novio, cuando te emancipaste, cuando me diste un nieto, cada nieto…, ahora me has regalado un pellizco de vida, tirando de mí a fuerza de cariño, me has permutado muerte por duelo, ¡qué maravillosa oportunidad!. Tu correo me permite reflexionar sobre todo esto.
Recuerdo ahora la parábola del “hijo pródigo” y caigo en la cuenta que mi vida siempre ha sido un volver a empezar, como ahora, ¿a los 70?, sí a los 70, ¿sabes que el hijo pródigo volvió a marcharse con lo que pudo rapiñar al Padre?, y volvió a regresar y encontró el abrazo cálido del Padre y ,…repitió la hazaña más veces y siempre encontró un pecho acogedor, unos brazos abiertos y una fiesta dispuesta para él. A los 70 tengo las mismas oportunidades que tú,…: todas. Y sé que habrá una última vez, cuando de regreso a la casa de mi Padre, muerto de hambre, caiga en la cuneta,  pero Él me encontrará y me tomará en sus brazos y me bañará y me pondrá un vestido de fiesta y me dará a beber de su vino y comer de su plato y la fiesta será para siempre.
De momento sigo en el valle, todavía no me voy a la montaña (1)aunque ando por la frontera, ¡ creo yo…!, siempre dispuesto, solo tengo que aprender a entregarme, a los 70, sí a los 70, o a los que sean, ¿ y si no es así y si no aprendo?, pues ya sabes…”…al final todo es gracia.”
(1): Claudio, mi nieto de 4 años, dice que él vino de la montaña a esta familia, porque esta familia no era feliz sin él. Cuando oyó comentarios sobre mi situación, decía que yo me había marchado a su montaña.
Desperté el día de Reyes, no está mal, dos días y medio durmiendo. Quizá me alejé demasiado de la vida, provoqué, como siempre, a la naturaleza, tensé demasiado la cuerda, mi especialidad, ¡ así costó luego volver todo a lo suyo!, gracias a ti y a los que como tu habéis tirado de mí  hacia vosotros.
Buena fecha la Epifanía para que se manifieste el poder y la gloria, esto es , su misericordia, que no cesa, fuente de gracia y la gracia misma. Nunca imaginé que yo podría ser un regalo, me agrada saberlo y te agradezco que me lo hayas dicho, es bonito, agradable y bueno decirse estas cosas cuando salen del corazón y aceptarlas con espíritu humilde y agradecido.
Gracias por seguir aquí .Te comería a besos. Gracias por tener un corazón tan generoso en expresiones de afecto y la boca tan dispuesta a ser la caja de resonancia de tan dulces palabras. Pienso que nunca dije a mis padres estas cosas y debiera haberlo hecho. Son tiempos, circunstancias, que diría Ortega, diferentes y educación distinta, así que me felicito porque algo tendré que ver en que tú seas un cielo.
Ya te dije antes que aquí estoy y aquí seguiré, al menos esa fe tenemos los cristianos, si es fe viva, la que se manifiesta en compasión (sentir con): yo sentiré contigo, te acompañaré siempre, sintiendo a tu lado ahora, y luego desde dentro de ti, desde tus recuerdos, que es la memoria del corazón. No sabría decirte cuando estaré más cerca, en mayor intimidad o proximidad, pero ten la seguridad que siempre “…seguiré aquí”.
Me quedan cosas por hacer. Efectivamente, así lo siento, pero no sé qué, ni cómo. Quizá lo único que se me ocurre es estar en situación de disponible para ti y para todos. No sé si esto es poco o mucho o nada. No lo sé. Ahora, que estoy perdiendo el oído, quizá me corresponde estar más atento a las llamadas interiores, escuchar los silencios, escuchar las miradas, escuchar las luces y las sombras de imágenes no reveladas, escuchar las ansiedades, angustias y anhelos a medio concebir,…no lo sé,la verdad es que no sé nada.
Me parece como si hubiera vuelto a nacer, empezando a aprender el funcionamiento del mundo, pero esta vez no quiero perderme, disiparme con los cien mil enganches que el mundo oferta. Todo tiene sentido y todos una orientación, un horizonte común, ese horizonte define la fructuosidad de una vida.
Te dije antes que me gustaría irme cuando lo haya entregado todo, cuando no me quede nada por hacer, nada pendiente. No quiero que nunca me quede nada pendiente y la forma de que sea así es la entrega  total en cada acto, en cada acción. Es la forma de darse Dios , Él se da como Jesús, su donación, su gracia es completa, sin embargo…”…tu fe te ha sanado.” ,no deja nada pendiente, no me debes nada, somos libres los dos, no nos inter dependemos, ¿entiendes?. Donación total sin reservas, no condicionada. Dar sin pedir nada a cambio, claro, se trata de compasión no de comercio.
No me quedan cosas por dar o hacer, me queda dar la vida, no que me la quiten. Cuán estúpidamente quitamos la vida, sin dar la oportunidad de que la entreguen con un sentido humano. Entregar, gastar la vida con un sentido humano es lo que nos hace humanos. Crecer en humanidad es lo que da sentido a una vida.
Me quieres… , y yo.
Papá.

P.D.: Ahora déjame llorar un rato, la experiencia de la que hablamos, me ha dejado el muelle emocional un poco flojo y lloro con facilidad cuando afloran sentimientos auténticos y nobles. He reído mucho en la vida, por todo, bueno y malo, quizá unas lágrimas no vengan mal para ablandar a un mendrugo.

viernes, 28 de junio de 2013

dime que series ves y te diré...friki

(dedicado a todos los frikis que no lo saben o no lo parecen)


Poca gente se atreve a confesar las cosas se traga en la tele

"Esto es como el sexo..."

Una vez, en uno de los muchos conciertos de Miguelito a los que he ido con mi compañera de fricadas, nada más salir el cantante dijo: "Esto es como el sexo... según os portéis conmigo, así me portaré yo"
Pues de esas cosas que en ese momento no le saque yo a la frase todo lo suyo, pero de repente, 4 años después hoy no he podido dejar de darle vueltas al tema.
Y os advierto que hoy no me refiero a mi marido en nada, hoy no ha tenido nada que ver con mis niveles de mala leche, pero a pesar de hablar de sexo, yo hoy, como Miguelito en su día, hablo de otras cosas, relaciones de amigos, trabajo y cosas así.
El caso es que llega un momento en que uno da y no da para recibir, pero piensa que bonito sería si recibiese. Si un día te toca hacer todo en la cama pues está bien, no pasa nada, y no se trata de que la siguiente vez le toque al otro, esto no son turnos, pero al final si solo hago yo pues... se me quitan las ganas de echar polvos.
Una no hace todos los días la comida esperando que le den las gracias, pero un "que rico" de vez en cuando se agradece.
La cosa se pone peor si no solo es que no recibes en la cama o no te dicen nada de la comida u otras tantas cosas sino que además recibes un estufido en plan "anda, traeme un vaso de agua que me has dejao seco" o "prefiero la comida del comedor" o...
Y es que ya lo demostró Pávlov con los ratones o perros de sus experimentos, pero los humanos no aprendemos tan rápido. Si vas a beber agua y te da una descarga, vas otra vez y lo mismo, pues no vuelvas.
Conclusión, voy a empezar a ser más perra porque estoy harta de ir a limpiar el grifo del agua y llevarme una descarga sin ni siquiera haber tenido intención de beber.
Y por ser hoy y hacer tanto tiempo que no escribo, tengo otra conclusión, más vale que cada uno se quiera y se valore a sí mismo porque como esperes que lo hagan los demás vas a acabar electrocutado de tanta descarga.

sábado, 7 de mayo de 2011

En boca cerrada no entran moscas, pero...

A veces por no abrir la boca...
Ayer tenía una super tarde planificada:
14.55 llegar a casa
15.00 recoger a los niños del cole
15.15 comer
15.30 llevar el coche al taller
16.10 estar en el Corte Inglés (donde me espera mi madre) para comprar todo lo que le hace falta a mis cuatro hombres (eso que tú, sin entender porqué ni haber tomado posesión del cargo, escuchas constantemente, como el Defensor del Pueblo o el Rey, que uno no sabe pa´que sirven pero todo el mundo les cuenta sus penas...). "Mamá los calcetines me aprietan", "hija como puedes llevar al crío con esos zapatos", "nena, necesito ropa porque con este cuerpo uno no puede ir de cualquier manera"... (no hace falta decir quien dice qué)
Aclararé que, contra todo pronóstico, odio ir de tiendas. Me pone nerviosa la gente, las dependientas me caen mal y sospecho que yo a ellas peor.
Pero la planificación, que es genial en general, para los que somos "levemente esquizofrenéticos" es muy peligrosa, porque cuando algo se tuerce produce un efecto caótico y dominó sobre el resto de las cosas planificadas. Sobre todo si el pos-it que usas para planificar, lleva tantos tachones a la hora de salir, que es imposible de arreglar.
El caso es que mi madre decidió que los niños mejor recogerlos a las 16 que a las 15 porque así daba tiempo a hacer la comida del bebé, preparar las meriendas y las cenas y recoger la cocina antes de que llegaran en avalancha. Total que salgo de casa no habiendo recogido a mis hijos y con 15 min. de retraso, la cosa ya pintaba mal...
El taller, no me preguntéis porqué, esta en una carretera camino de Algezares, en medio de ninguna parte, casi como Yecla pero más cerca. Cuando estoy llegando (16.00) me doy cuenta de que el único dinero que llevo es el euro que va en la guantera para el carro del Carrefour y claro con un euro no coges tu un autobús que te lleve del desierto a la civilización. Pienso, bueno le pido a Juan (el del taller) que me deje otro euro... Pero la ley de Murfy de nuevo, Juan no está y yo (que soy gilipollas) no soy capaz de pedirle al zagal que se queda con mi coche, que me deje un euro. ¿Y qué hice?, pues andando a 40º por una carretera sin una puta sombra me voy a buscar una población que tenga un cajero. Los camiones me pitan (cosa que en este momento no me sube la moral) y las gotas de sudor me llegan a las muñecas. Encuentro un pueblo, Algezares, y un amable cajero de CajaMurcia que me cobra tan sólo 4 euros por darme 20 (si eso no es usura a mi que me lo expliquen). Además, de repente me doy cuenta que en el autobús no puedo subir con 20 euros, porque no me van a cambiar, así que, en lugar de intentarlo, ya que en ese momento pasaba un autobús, me da vergüenza y me voy a buscar un bar donde me den un botellín de agua (que no necesito) y me cambien el billete. Andando, andando, llego hasta el taller y todos los bares cerrados (bueno, uno no pero mis cabeza se negó a ordenarle a mis pies que entraran cuando mis ojos vieron a los energúmenos que fumaban en la puerta). Total, que llego de nuevo al taller (16.35) y entro a pedir cambio que me parece menos vergonzoso que pedir dinero. El chico se queda muerto y además, como no sabe que no tengo el jojo de humor todavía se permite bromear diciendo "¿no vendrás ya a por el coche?", con una sonrisa horizontal le pido cambio y se pone a buscar, pero no tiene... entonces me dice: "no tengo, pero si quieres te dejo para el autobús?", creí que me iba a caer redonda en ese momento, vi la luz al final del túnel (aunque eso creo que fue por el sol que me había dado en la cabeza), me dije a mi misma de todo ¡Dios mío, vaya 40 minutos de mierda, para esto! y como no, conforme salía del taller el autobús que pasaba sin mí, dirección a Murcia. Pero no importa, me digo a mi misma que en una tarde así no podía ser de otra manera. Tras otros diez minutos en la parada (que es un poste sin más) todavía pasan dos en una furgoneta y me dicen que si me llevan a Murcia. ¡Ja! con lo que yo he pasado pa´ coger hoy el autobús, ¡me monto en el aunque sea lo último que haga!
Así que, tras declinar amablemente la oferta, llegó el momento de sentarme en el autobús, era tan feliz, el aire acondicionado, los asientos tan... bien puestos, el olor a sobaco... (que no digo yo que no fuera mío, en parte) y pienso que las cosas que más cuestan son las que más se aprecian. Lo malo es que el bienestar duró tan sólo hasta que sonó mi móvil y mi madre me decía que dónde estaba, miré el reloj, las 16.55, cojo el pos-it y los espasmos se apoderan de mi cuerpo, ¡ya tendría que estar en Calcedonia y ni siquiera había llegado al Corte Inglés! Rebusco en el bolso, llevo hasta un Gormiti pero no llevo ni papel ni boli para reorganizarme... El caos y la desazón se apoderaron de mi mente (ya que mi cuerpo estaba sedado por la peste del de delante). ¡El desastre era total, el lado oscuro había tomado mi tarde!
P.D. Compré todo lo del pos-it y mucho más, arrastrada cual ciego por el perro lazarillo, mi madre; que me dobla en edad, mide la mitad que yo en todas las direcciones y tiene una invalidez absoluta, con lo que mi nivel de autoestima ha descendido a los infiernos. Pero lo mejor fue cuando mis chicos decidieron que todo les quedaba pequeño o mal y tengo que volver a cambiarlo...

sábado, 30 de abril de 2011

La paciente de aquí

La igualdad que tanto buscamos, las mujeres, dicen que es una cuestión cultural. Pero resulta que los médicos, que son gente con mucha cultura, no abogan por ella (en general).
El otro día fui a mi ginecólogo, hombre él y de muchos años y tuve que escuchar que debido a los tres berracos que tengo, mi vagina está descolgada. Ya sabía yo que, por el mismo motivo tengo:
-Las bolsas de los ojos descolgadas, de no dormir.
-La espalda destrozada de levantar y sostener a los animalicos que se cuelgan y se descuelgan de mi todo el día.
-Las tetas descolgadas, jeje, ya no lo son, ahora son pimientos de piquillo que puedo remeterme por el pantalón si voy de chico o echármelas sobre los hombros para salir de excursión.
-La barriga rodeada de una boa constrictor, también descolgada.
-Descolgada estoy de mis amigas y colgada estoy si pretendo comprarme algo, que no sea un bolso, en Stradivarius.
Pero no pensé que yo, con 34 años, fuese esa mujer a la que Concha Velasco se dirige en el anuncio de Indasec, ¡Creía que le hablaba a mi madre!
Tengo el pelo blanco, no tengo fuerzas para tirar de mi cada día y aún así igual me pillas bailando el tallarín a las seis de la mañana, que jugando a las olimpiadas de Mario Bros a las nueve de la noche, que a las doce... ¡Oye y todo con una alegría que te tira pa´trás!
En fin, el caso es que el buen doctor me dice: "Tendrás que sacar tiempo para hacer todos los días unos ejercicios vaginales si no quieres en 5, 7 o 10 años hacerte pipi cuando tosas o te rías"
¡No jodas, majo!, que toser toso poco, pero reír...
Sin embargo, una semana antes, acompañé a mi marido a su médico de cabecera, que le había mandado unas pruebas porque tiene un bulto (grano gordo) en la cabeza. Le dice que no es nada y que todo está bien, a lo que él, 36 años, le comenta que cree que tiene la crisis de los cuarenta. (No me voy a reír de esto, porque yo como no tengo crisis no sé lo que es, claro que yo no tengo tiempo para tener una crisis, como mucho un ataque de nervios que no puede durar más de 30 segundos, que es lo máximo que pueden estar mis hijos sin vigilancia). Bueno, pues el doctor en cuestión, me mira y le dice: "Déjate de crisis, tú lo que tienes que hacer es cumplir más". ¿Más?, pienso yo... ¡yo no puedo...! no le puedes mandar una pastillita. Si digo yo eso en el médico me mandan un antidepresivo y a mi casa. Pero como la crisis es de él, pues más trabajo pa´mí.
Total que cuando ya me faltaban HORAS en el día, me colocan 10 minutos de ejercicios púbicos y otros 20-25 de impúdicos (lúdicos para mi marido).
Y mi reflexión es: SI DIOS LE QUITÓ UNA COSTILLA A SÓLO UNO DE ELLOS, PARA HACERNOS A TODAS NOSOTRAS, ¿NO HABREMOS PAGADO YA POR TODOS LOS HUESECILLOS Y LOS INTERESES?.
Yo creo que sí, pero como son ellos los que tienen audiencia con Dios, ¡estamos jodidas!

domingo, 13 de febrero de 2011

cosas que me dejan muerta...

No quiero que se me olviden, las he ido escribiendo (ya os dije que soy esquizo), las han dicho mis pequeños. Bueno, por ahora sólo los dos mayores porque el de 16 meses no dijo nada más que "papá" hasta los 14 y de repente un día señaló la tele y dijo "Bob Espoa", es un cabrón, me tiene la autoestima por los suelos.
Pablo 2 años: Ibamos en el coche y el iba callado como dos minutos (cosa imposible en mi casa o en mi coche, que hablan hasta en sueños) entonces, le pregunté "¿Por qué vas tan callado, cariño?" a lo que él respondió: "estoy pensando, mamá"
Pablo 3 años: Le estoy secando tras sacarlo de la ducha y me suelta: "Mamá, yo quiero que me pongan ya los pelo en la picha" , después de respirar tuve que decirle: "cariño, de eso se encarga papá"
Silvio 4 años: "cuando papá hace el pino, ¿le cuelgan los huevos para abajo"
Silvio 4 años: "mamá, tienes que comprarte una crema porque tienes bolsas debajo de los ojos y pareces vieja"
Silvio 4 años: Nos contó un día su profesora que pidió la palabra en clase y dijo:" mi abuelito Carlos que fumaba, que no hay que fumar, un día se le paró el corazón, que es esa máquina que mueve todo nuestro cuerpo y se murió"
Silvio 5 años: Se graduaron antes de pasar a rimaria y tras tres años con la seño Isabel María, nos contó ella que estaban recordando cosas chulas de esos tres años cuando Silvio dijo: "debemos darle todos un aplauso a la seño Isabel porque ha hecho de nosotros unos hombres de provecho"
Pablo 4 años: "Mi mamá es como Elastigril porque estira el tiempo, estira el dinero, la paciencia y no se rompe"
Pablo 6 años: "Mamá ¿qué tienes que hacer en la entrevista?" , yo:" pues les tengo que convencer de que soy la mejor para ese trabajo y que me contraten a mí", Pablo:" quieres que te acompañe y les diga todo lo que eres capaz de hacer, por si se te olvida algo"
Silvio 5 años: "Dios mamá, desde que estás con la oposición esa y papá se encarga nos bañamos más poco... casi siempre dice picha, culo y el pijama"


viernes, 11 de febrero de 2011

Feliz cumpleaños querida amiga

Resulta que la mayoría de las veces uno se pregunta como pueden ser hermanos suyos sus hermanos si no se parecen ni en el blanco de los ojos, pero al fin y al cabo, los hermanos no se eligen, están. Pero lo fuerte es cuando a uno le pasa eso con su mejor amigo.
Veréis, yo tengo una amiga, que realmente era la mujer de un amigo de mi marido, que vivían en la otra punta de España, pero que por circunstancias de la vida, acabó viviendo en Murcia, cosa de lo que se alegra enormemente sobretodo por este puto calor que la lleva loca.
Bien, pues el caso es que no se como esta mujer y yo nos fuimos haciendo amigas, supongo que ella por necesidad (no conocía a nadie más aquí) y yo por generosidad.
En estos momentos, puedo asegurar que ella es mi mejor amiga. Pero el otro día me pregunté porqué... y no encontré respuesta.
Antes de nada diré que antes de casarnos (ellos y yo, cada uno con el suyo, claro), solíamos ir de viaje juntos, un año a la fiesta del PC en Madrid, otro a Bilbao...
El caso es que se acercaba el cumpleaños de mi amiga y llamé a su marido para ver que le podía regalas, porque hasta ahora yo siempre iba a Diego Marín y le decía:"Diego, dame el último libro para super listos de algún autor chino de esos que yo no entendería ni con el diccionario al lado" y siempre tenía un éxito de la ostia, porque era justo el libro que estaba buscando.
Pero este año los tres Reyes Magos me jodieron, pero bien, y le han regalado un e-boock a la jodia.
Bueno, pues con la cara de pocker, por lo que me había encargado su marido, me fui al Corte Inglés. Fui a la sección de electrónica y le digo a un joven trajeado y engominado de los pies a la cabeza, "disculpe quiero una lamparita para el e-boock de mi amiga, que dice su marido que tiene un conector como el de la blackberry" (por supuesto todo esto lo llevaba apuntado en un clinex), pensé que el tío si era medio normal me diría (tal como yo estaba pensando) "¿y por qué no usa su amiga el flexo?", pero no, me dijo "no nos quedan señora, pero tenemos ventiladores para el e-boock, ¿se los enseño?". Casi me parto la caja en su cara, ¿pero en qué mundo vivimos? ¡que lo paren que yo me bajo!, ¿quién se compra un ventilador para conectarlo al libro que está leyendo?, ¡Dios tiene que estar a punto de mandar un rayo y partirnos en dos!.
El caso es que agaché la cabecica y me fui al segundo lugar donde podía comprar lo que me había dicho el marido de mi amiga.
Nesspreso, esa tienda gigante, llena de estanterías con cartuchos de café, en la que siempre hay gente (que no entiendo yo con la crisis que hay y la gente en vez de pasar de la cafetera al café de puchero, pasa al NEsspreso, ¡con lo que vale cada cafecito!...)
Bueno, entro por la puerta directa a un mostrador y me para una chica que me pregunta si deseo ser atendida (pues claro, pienso yo, si no para que he entrado?), y me da un número, como en el paro y me quedo de pie, a pesar de que hay dos chicas sin atender a nadie hasta que mi número c324 aparece en la pantalla y me indica que debo dirigirme a la mesa 5.
Allá que voy y le digo a la nenica:" Busco un calienta leches, si tienes varios dame el más barato", ella me mira por encima del hombro como a punto de escupirme por semejante sacrilegio en ese templo y me enseña una cosa, como una jarra metálica que lleva dentro un muellecito que, según me informa, "te espuma la leche"... no hace falta que diga lo que pensé y a ella tampoco porque mi sonrisa lo dijo todo.
Sin preguntar nada más le dije que me la pusiera para regalo, porque me quedaban 15 minutos para ver a mi amiga y algo tenía que llevar.
Lo mejor fue, que cuando me fue a cobrar me pregunta:"¿tiene usted la tarjeta del club?" y yo por hacerme la simpática, que no se pa´que lo hago, le digo: "¿del club carrefur? ¡sí, claro!" Casi llaman a seguridad pa´que me echen, menos mal que no le dije que tras pagar 70 Euros por un calienta leches exigía ver a George Cluny y tomarme un café porque si no...
En fin, que cuando el frío golpeó mi cara, al salir del Templo del Café-pijo, a parte de la cara de imbécil que se me debió quedar, una pregunta bombardeaba mi mente ¿cómo puede ser mi mejor amiga tan diferente a mí?, ¿dame 70 euros y déjame sola en el mercao deMolina, que me vuelvo loca!...
En fin, que los polos opuestos se atraen y que si el perro y el gato no follan es porque no se lo han propuesto, llegará el día en que tengamos perrigatos...
P.D. Felicidades y espero que a tu marido se le esté espumando bien la leche... ;)

jueves, 13 de mayo de 2010

A veces uno cree que alguien no puede sorprenderle más, pero sobretodo con los idiotas esto nunca es así, sino todo lo contrario.
Me refiero lógicamente al amigo ZP, que ahora nos va a sacar de la crisis (que no sabe ni lo que es, ni donde está) bajándole el sueldo a los funcionarios.
O sea, que hemos financiado conscientemente el sector de la "destrucción" (dícese de los que se han dedicado a construir con el dinero de otros y sin tener ni puta idea), con dinero público, porque los bancos se lo dejaron a todos los constructores-promotores que salieron como escorpiones cuando se levantó la piedra del "todo vale". Y a continuación los bancos (esos que han obtenido, en los dos peores años de crisis, unos beneficios de tantos ceros que no caben en el texto ni en la mente) dicen: "lo sentimos, no podemos ayudar a las empresas ni a los particulares, ni a nadie que lo necesite porque lo dejamos todo a esos que ahora no pagan". Y va el amigo ZP y les da dinero para que lo presten. ¿Pero tu eres bobo?, ¿a ti nadie te enseñó en el colegio que no le podías pedir al "malo" que tirase por ti la peonza en el concurso, porque te quedarías sin concurso y sin peonza?. Está claro que no, que tú te quedaste sin novia y sin peonza porque te las birlaron en tu cara.
Pues nada, ahora le dimos el dinero para salir de la puta crisis a los bancos, porque "pobrecitos" lo necesitan, para prestarlo. Pero, ¿a quién se lo han prestado?. ¡Bingo!, a nadie, porque vamos a ver ¿te lo han dejado a ti? o mejor, ¿conoces a alguien que le hayan dado ese préstamo ICO-SUPERGUAY?. Yo no, y hasta hace poco trabajaba en uno de esos bancos a los que ZP ayudó. Y os puedo asegurar que a los empleados no nos subieron el sueldo con ese dinero y con empleados no me refiero a ese 2% que tiene despachos en una planta 22, que miden más que mi casa entera, a eso sí les subieron el sueldo, pero porque lo necesitaban, nada más.
Ahora, ese dinero prestado que después no se prestó, ya no está, pero nadie pregunta donde está, porque no conviene. El caso es que ayudamos a la construcción porque pobrecitos, a los bancos, porque pobrecitos también y digo yo, ¿Quién piensa en las enfermeras, administrativos, funcionarios,... que van a ver su sueldo reducido en un 5%?. Nadie, porque ellos no se compraron un CAYENE, ni un barco, ni dos pisos para invertir y otro en Brasil para veranear, ellos al fin y al cabo "son funcionarios", no jodas!. Y que no se atrevan a quejarse, porque ¿quién de nosotros no querría ser funcionario?.
Ahora bien, ¿alguien sabe lo que supone el sueldo de los políticos en los presupuestos de las CCAA y en el del Estado? Pues, esta claro que menos que el de los funcionarios porque son muchos menos (¡gracias a Dios!), pero si dividimos el gasto de cada uno de esos grupos por el número de miembros que los componen, os puedo asegurar que los políticos nos cuestan no dos, ni tres, ni cuatro, sino muchas veces más que los funcionarios. Y si en el arca de NOÉ en la que vamos, hay que pensar que es más útil, yo prefiero un médico, un juez, un abogado,... Así que yo digo que: "¡Hay que comerse a los políticos para que no se hunda el barco!" (y los que están muy duros tirarlos por la borda).

miércoles, 9 de diciembre de 2009

LO QUE OCULTAN LAS PALABRAS

Estoy estudiando la "vida secreta de las palabras", no es que las palabras tengan más de un significado, que sí lo tienen, es que nosotros las usamos cada vez de manera más errónea. Y lo hacemos a propósito, con lo que pasará igual que con el dedo gordo de la mano, que dicen que de tanto mandar sms le va a cambiar la forma ( a ver si se vuelve más delgado del ejercicio y sirve para sacarse mocos y esas cosas). Pues eso que antes decíamos amor cuando queríamos decir sexo, pero es que ahora es mucho más grave.
Por ejemplo, yo he ido a pedir (que ya está mal lo de pedir porque si es un derecho no se pide, se exige) un año de excedencia por cuidado de un hijo y el mensaje de mi jefe ha sido:" me parece estupendo, eso es lo que debes hacer, porque ya tienes tres hijos y hay que disfrutarlos, porque luego el tiempo se pasa volao y te pierdes sus mejores años...", cuando realmente lo que me ha dicho (que yo he descifrado sin hacer uso más que del 10% de mi inteligencia) es: "me cago en tu puta madre, tú te crees que eres una funcionaria, pero estás muy equivocada, con la que está cayendo que debías saltar de alegría por no estar en el paro y poder tener a alguien que te explote, como yo y tú vas y ala!, pues te vas a enterar, reza para que yo no esté cuando vuelvas porque si de mi depende vas a trabajar más que los tontos, te voy a poner a archivar los post-it de mi mesa por orden alfabético, vas a tener objetivos diarios y vas a hacer más infores que greenpeace, ¡que se habrá creido esta!, si quería ser madre que no hubiera estudiado, ¡así va el país!, si ya lo digo yo, que por culpa de las mujeres estamos en esta crisis, si estuvieran todas en sus casas, no habría paro y tendrían más ganas de follar porque no estarían siempre tan cansadas, con lo que nosotros tendríamos más ganas de vivir y por tanto más ganas de trabajar y... creo que voy a contarle esta idea a mi superior porque acabo de solucionar la crisis yo solito, ya lo decía mi madre, que llegaría lejos..."
Otro ejemplo que he experimentado últimamente, aunque este es más antiguo, es el de las mujeres que no tiene nada de que hablar y te ven, con tu hijo de 7 días y después de decirte lo bonico que es, a pesar de que no hay bebe bonico con 7 días, te sueltan :" ...y tú te has quedado fenomenal, no parece que hayas parido, que buena cara y de cuerpo como antes...". Realmente, esta furcia asquerosa te ha dicho " que gusto me da verte demacrada, con las tetas como globos sonda, la barriga como si llevaras una boa enrollada, las bolsas de los hojos que parecen de los coloraos de semana santa. Ahora ya no me das envidia, ya no llevas esa estupenda 38 que luces siempre y tu marido no querrá ni mirarte, si te piensas que vas a volver a meterte en tus pantalones vas lista..."
Y aunque existen muchos más, voy a acabar relatando el de las opositoras, porque es genial, el ambiente de compañerismo y de amistad que se vive en una academia de preparación de oposiciones. Tú llegas a clase y te vas a sentar, en la única mesa que queda y le dices a la chica que tiene la mesa ocupada con su bolso " perdona, lo quedes quitar que me siente" y ella contesta " es que no se si va a venir mi amiga", con lo que tú con una sonrisa vitaldent le quitas el bolso, te sientas y piensas "con esa cara tú no puedes tener amigas y además si no hay más mesas improbable que vaya a venir tu amiga, estará sentada en otro sitio donde tu no la veas para no aguantarte y si yo he pagado no se ni porque tengo que pedirte que me dejes sentarme". Ya la comunicación está fallando entre nosotras, pero empieza la cosa y al rato le preguntas si te puede decir por donde se quedaron el otro día que no viniste y ella te responde "es que ni lo sé, porque entre que no me entero y los apuntes tan malos que tomo..." y tú le miras sus folios, subrayados con 5 tipos de fosforitos diferentes, que tiene un código de color que ni Da Vinci y te das cuenta que lo que te está queriendo decir es: "te voy a dejar una mierda, porque las dos plazas que hay son para mí y mi amiga, porque si te digo eso te uedo estar ayudando en un 0,000000000000000001 puntos y no estoy dispuesta, porque los puntos son míos, los apuntes son míos y la plaza es mía..." Al final, te obligan a que tú, que no usas ese código oculto de mensaje, cuando te pide ver tu super-nuevo compás le digas "pues mira no te lo dejo, porque es para expertos y tú con esas manazas lo puedes romper, además puedes tener gripe A o B y no he traido el jabón con alcohol y por último es que no creo que te vaya a servir de nada mi compás, ni ningún otro porque semejante elemento no puede llegar a ser profesora de nada, porque eso querria decir que el mundo va camino de la desaparición y yo no creo que Dios vaya a permitir eso, de hecho te voy a dar mi teléfono para que me avises si sacas la oposición, porque de ser así, voy a educar a mis hijos en casa." Aunque realmente, lo que haces es no decir nada y dejarle el compás, porque gracias a Dios tú eres diferente... y la plaza es suya.

martes, 3 de noviembre de 2009

QUIEN DIJO MIEDO?

Y es que, aquí donde me veis, estoy hecha una valiente. Me he ido a Madrid con mis tres churumbeles, a vivir la experiencia de sentirnos diferentes y he llegado a la conclusión de que realmente el refrán estaba mal redactado y realmente debía ser: "En el país de los tuertos, el ciego está jodido". Pero lo escribió un Gallardón que tenía una corazonada...
E caso es que pensaba yo que uno puede hacer en Madrid lo mismo que hace en su ciudad, pero no. Cuando uno sale en Madrid, a lo que sea, tiene que prepararse como cuando en su ciudad decide ir a pasar un día al monte, todos los imprevitos deben estar previstos (o tener una visa BBVA de esasdepaga como quieras o no la pagues).
El primer día me voy con mis tres monstruos al Retiro a patinar, le esoy poniendo los patines al mayor cuando un negro (da igual el color, pero el tamaño no...) se pone a mear a 30 centimetros de mi cabeza, ccojo a mis hijos y mis bartulos y avergonzada (no se de qué, será de lo que yo no tengo) me arrastro hasta otro sitio más seguro para continuar con mi tarea de madre ejemlar.
A la media hora del patinaje, los niños ya pasan de los patines y vuelta a quitar patines y a cargar con silleta y mochilas bajo un sol de escándalo. Los niños quieren patatas y agua, como es normal. Así que, me dirijo a un barecillo y pido una bolsa de patatas LAYS ( de las pequeñas, o sea de 10 patatas y mucho aire) y me cascan 1,70 euros ¡Dios Santo, como le puede costar a ZP 0,80 el café en Madrid!, será que a él se lo subvencionan, estuve a punto de sacar el carnet de familia numerosa y pedir un descuento o un poco de piedad.
Claro que al día siguiente, a mi marido se le ocurrió tomar un algo en una terracita y no veas, nos clavaron 16 euros por un zumo, un agua y dos cañas, ¡eso sí, nos invitaron a unas olivas con hueso!
El sábado, decidí salir con una amiga a pasear y tomar un café. Nos llevamos al bebé. Pensamos, "pues damos un paseo y tomamos el café en la Plaza Mayor..." pero claro. una hora y media después no habíamos llegado, ¡si en ese tiempo me cruzó yo Murcia y me salgo!
El niño decide mearse y no llevabamos más que unos leotardos blancos y una camiseta naranja de manga corta (no me pregunteis porqué), y decidimos entrar en el Corte Inglés y comprarle un body de manga larga. Pues se ve, que en Madrid, los niños además de ser más finos son más flacos, porque compramos un body de seis meses y mi bebé de dos parecía Stalone con una camiseta de Woody Allen. Sin contar, con la odisea de cambiar al berraco en semejante antro de fineza sin un puto cambiador, encima de un mostrador de la tienda "DULCES".
Finalmente, llegamos de noche a la Plaza Mayor (salimos a las cuatro de casa) y claro ya no era hora de café así que, tomamos dos cervezas, sin olivas y pagamos muy contentas 9 euros por ellas.
De modo que, esto me lleva a varias eflexiones:
- Con el aire de mierda que respiran, no me extraña que voten a la Aguirre.
- La gente no vive en Madrid, vive en el barrio en el que cae y sale de excursión al resto de la ciudad.
- El agua del grifo está buena, porque la de botella vale 6 euros el litro.
- Hay más espectáculos, música, teatro,... pero es para los turistas.
- Con mi sueldo en Madrid, llevaría una vida de mierda.
- La leche de las mamás de Madrid es desnatada y la mía condensada.
- Las personas que viven allí se drogan, o yo al menos lo haría para soportarlo.
En fin, es mejor contentarse con lo que a uno le toca...porque generalmente lo otro es peor.